Login

Lost your password?
Don't have an account? Sign Up

La teoría del pensamiento positivo

Teoria del pensamiento positivo - Aulaformacion

Marca Personal : ¿Por qué el optimismo es un elemento imprescindible para tu desarrollo personal? 

¡No te tientes con pensamientos negativos ni querrás rodearte de personas que son negativas. Tienes que reformar tu vida para que se ajuste a tu nuevo estilo de pensamiento!. Es “El Poder del pensamiento” que nos cuenta en su libro con el mismo título, Norman Vincen Peale. y del cuál te hacemos un resumen.

Norman Vincent Peale (1898 –1993) fue el autor de El Poder del Pensamiento Positivo -publicado en 1952 y con más de 20 millones de copias vendidas– y creador de la Teoría del pensamiento positivo, y uno de los más famosos predicadores de Nueva York por sus discursos de motivación.

Las influencias positivas están en todo lo que nos rodea.

Debes de pensar de manera positiva al enfrentar una situación.

Conseguirás infectar a otros con esta energía positiva y que ellos retornarán esa energía hacia tí.

Cuando se trata de pensar positivo no hay margen para lo negativo.

El pensamiento positivo puede ser utilizado en todos los aspectos de la vida, desde las pequeñas cosas a las grandes cosas.

Un pensador positivo va a intentar permanecer optimista y feliz.

El pensamiento positivo es algo que te permite transformar lo negativo en positivo

La gente ve que el pensamiento positivo y tener una actitud positiva puede desempeñar un papel importante en su vida.

El pensamiento positivo te ayudará a crecer y abrirse paso hacia el éxito.

Piensa en o como un niño!

Aquí hay algunas cosas que los niños hacen y que puedes utilizarlas en tu vida. Estas cosas te ayudarán a ser capaz de mirar lo positivo en lugar de lo negativo:

  1. Explorar cosas nuevas: En lugar de evitar lo desconocido, camina hacia ello. Los niños siempre están explorando. Esta es la forma en que aprenden. Date la oportunidad de explorar de nuevo.
  1. No camines contra los retos. Cuando los niños son desafiados, ellos mantienen esa excitación y miran esto como un juego. Enfrenta los retos en lugar de evitarlos.
  1. Haz un desorden. Los niños son desordenados. Ellos aman hacer líos, pero la mayor parte del tiempo no es para hacerle enojar. Los niños hacen desórdenes porque están aprendiendo y simplemente no tienen cuidado por un poco de desorden en el proceso. La felicidad puede ser desordenada y sin restricciones.
  1. Ignora las reglas. Los niños ignoran las reglas todo el tiempo. A menudo se meten en problemas, pero muchas veces, terminan teniendo momentos divertidos simplemente porque están haciendo algo que específicamente se dice que no se debía hacer. Desafiar la autoridad puede incrementar su adrenalina. Rompe algunas reglas ahora y déjate sentir como un niño otra vez.
  1. Crear nuevas expectativas es una gran parte de ser un niño. Casi todo lo que hace gira en torno a sus aspiraciones. La imaginación es una cosa maravillosa. Déjate llevar a algún lugar imaginario. Aléjate de tu vida normal y pretende ser otra persona. Diviértete y mantén siempre una sonrisa.

¿Qué hace tan Poderoso es el Pensamiento Positivo?

La razón: El pensamiento positivo es muy influyente y contagioso.

Comenzarás a notar que las personas tienden a ofrecerte ayuda cuando la necesites. Ellos harán las cosas con más agrado, como mantener las puertas abiertas o simplemente corresponderte con una sonrisa. Tu actitud positiva puede ser incluso contagiosa. Puedes comenzar a ver que las personas pasan más tiempo exhibiendo su actitud positiva y pensamiento positivo.

Aquí están algunas cosas que puedes intentar para darle un giro positivo a tu vida y hacer tu pensamiento positivo más fácil:

  • Leer sobre pensamiento positivo y cosas positivas. Esto incluye la lectura de libros que son optimistas. También puedes leer cosas de inspiración para ayudarte a estar en el camino positivo del pensamiento.
  • Utiliza la visualización. Tienes que imaginarte siendo positivo, actuando positivo y pensando positivo. Debe tener una imagen positiva de las cosas en tu mente y permítete pensar en situaciones positivas.
  • Utiliza palabras positivas. Evita las palabras negativas. Trata de hacer siempre tus conversaciones y pensamientos positivos. Cuando estés pensando en tí mismo, utiliza palabras positivas. Cuando se trate de los demás, usa palabras positivas.
  • Sonríe. Utiliza tu sonrisa para proyectar tu actitud positiva. Deja que tu sonrisa hable por tí. Si no haces nada más, pon entonces una sonrisa en tu cara. Esto hará un mundo de maravillas.
  • Nunca te abandones a tí mismo. Una actitud de abandono es una gran dosis de negatividad. Además de que al abandonarse, nunca tendrás éxito y el fracaso hará que sea difícil mantenerte positivo. Además, abandonarse está asociado con la pereza y la pereza es un síntoma de pensamiento negativo. Cuando pienses positivo, no se sentirás perezoso o con deseos de abandonarse.
  • Se consciente de los pensamientos negativos. Cuando tienes un pensamiento negativo, tienes que reconocerlo. Debes averiguar de dónde vino, por qué estás teniendo este y la manera de tratarlo. Ser un pensador positivo no significa que puedas evitar todas las cosas negativas. Esto significa aprender a tratar constructivamente con ellos y no dejar que estos lo sobrepasen.
  • Se persistente con el pensamiento positivo. No puedes dejar pasar un solo día sin asegurarte de que estás pensando positivo. Tienes que estar trabajando constantemente en ello hasta convertirlo en tu segunda naturaleza.
  • Identifica los temores que ocasionan pensar negativamente. A menudo, cuando uno se enfrenta al miedo, este termina siendo no tan intimidante como inicialmente parecía. El miedo es simplemente la falta de capacidad para ver que las cosas malas no necesariamente ocurrirán. Cuando se aprende a dejar de lado el miedo y confías en tí mismo verás que es más fácil permanecer positivo.
  • Mira tus emociones. Trata de aferrarte a los sentimientos de felicidad, el éxito y la fuerza lo dominan. Trata de evitar los sentimientos de debilidad, el temor y dudar de tí mismo.
  • Haz cosas que te hagan sentirte feliz. Ve películas alegres, lee libros alegres y escucha música alegre. Trata de rodearte de sentimientos de felicidad y comenzarás a reaccionar a eso.
  • Frecuenta con otros pensadores positivos. Trata de evitar las personas que están a menudo tristes o infelices. Evita aquellos que hablan negativamente o que actúan de manera negativa.
  • Establece objetivos de pensamiento positivo. Algunos ejemplos de algunos de los objetivos que puede establecer: Utiliza una afirmación positiva cada día. -Trata de completar algo todos los días durante una semana. Sonríe a todo el mundo que vea hoy.

Y recuerda……El pensamiento positivo se trabaja con repetición, creando hábitos mentales

Saber más sobre el pensamiento positivo: recurso complementario

Video de presentación animada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*